CIDH alerta de agresiones a periodistas y represión de protestas en América

Este documento se presentó hoy en la OEA junto al informe anual de la Comisión sobre la situación de los Derechos Humanos en el continente, donde Venezuela y Cuba repiten un año más en la "lista negra"

Este documento se presentó hoy en la OEA junto al informe anual de la Comisión sobre la situación de los Derechos Humanos en el continente, donde Venezuela y Cuba repiten un año más en la “lista negra”

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) destaca en su informe anual las agresiones a periodistas y la represión de protestas como dos de las vulneraciones más graves de la libertad de expresión en el continente.Al menos 25 personas, la mayoría periodistas, fueron asesinadas en la región en 2014 al ejercer este derecho, según los datos de la Relatoría de la Libertad de Expresión de la Comisión, publicados hoy.

A este dato se suman “desapariciones, desplazamientos, violencia, agresiones, amenazas e intimidaciones” que afectan especialmente a los comunicadores, señala en su informe la CIDH, organismo autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA) con sede en Washington.

Otra de las violaciones de la libertad de expresión que más preocupan a la Comisión es la represión de los Estados, sin precisar cuáles, ante las protestas sociales ocurridas el año pasado.

“En particular, se recibió información sobre decenas de detenciones, amenazas y agresiones que habrían sido cometidas contra periodistas, comunicadores, manifestantes y usuarios de redes sociales que reportaban sobre manifestaciones”, detalla.

Este documento se presentó hoy en la OEA junto al informe anual de la Comisión sobre la situación de los Derechos Humanos en el continente, donde Venezuela y Cuba repiten un año más en la “lista negra”.

La CIDH también llamó la atención sobre las interferencias de los Gobiernos para tratar de influir en la línea informativa de los medios de comunicación.

“La Relatoría Especial recibió denuncias en cuanto a la asignación de publicidad oficial con el objetivo de castigar o premiar a los medios de comunicación en función de sus líneas informativas”, señala.

“También recibimos denuncias sobre la utilización de otros mecanismos del poder del Estado, tales como la fiscalización tributaria y administrativa, con el objetivo de presionar y castigar o premiar y privilegiar a los comunicadores sociales y a los medios de comunicación en función de sus líneas informativas”, añade el informe.

Uno de los asuntos más preocupantes para la Comisión en este sentido es que las presiones sobre los periodistas incómodos para el poder son sucedidas en ocasiones por “la apertura de procedimientos disciplinarios que amenazarían con el retiro de las concesiones, permisos o licencias de funcionamiento de los medios de comunicación críticos”.

“Exhortamos a las autoridades estatales a contribuir decisivamente a la construcción de un clima de tolerancia y respeto en el cual todas las personas puedan expresar su pensamiento y opiniones sin miedo a ser agredidas, sancionadas o estigmatizadas por ello”, indica el informe.

Asimismo, este estudio detectó que varios Estados de la región han promovido intentos para regular algún aspecto del uso y acceso a Internet o han adoptado decisiones en esta materia, con el argumento de prevenir el delito y proteger los derechos fundamentales de terceros.

“Se advierte que muchas de estas iniciativas no toman en cuenta las características especiales de esta tecnología y, como resultado, restringen de manera indebida la libertad de expresión”, apunta.

“Al evaluar la proporcionalidad de una restricción a la libertad de expresión en Internet, se debe ponderar el impacto que dicha restricción podría tener en la capacidad de Internet para garantizar y promover la libertad de expresión respecto de los beneficios que la restricción reportaría para la protección de otros intereses”, concluye.

EFE

Prensa CNP Zulia