La libertad de expresión en Venezuela cae 21 puestos en el ranking mundial

Una manifestante en una de las tantas protestas en Venezuela contra la censura. (Archivo El Nacional)

Una manifestante en una de las tantas protestas en Venezuela contra la censura. (Archivo El Nacional)

El ejercicio de la libertad de prensa se convirtió en Venezuela, desde hace 16 años, en una actividad impregnada de hostigamiento y persecución. Esa realidad cada vez más se refleja en las estadísticas que revelan cómo disminuye ese vital aspecto de la democracia en el país latinoamericano.

Por citar algunos ejemplos: periodistas han sido perseguidos; les han disparado a pesar de que se identifican durante marchas; la policía política ha allanado las residencias de algunos; han cerrado medios comunicación; han sido llevados a los tribunales y seguidores del Gobierno se han manifestado a las puertas de sus edificios de manera violenta. Todos esos hechos han tenido lugar bajo la vista complaciente del Gobierno chavista.

Uno de los casos más recientes fue lo sucedido con el galardón internacional Ortega y Gasset, otorgado por el periódico El País de España al editor de Tal Cual, Teodoro Petkoff, quien no podrá recibirlo debido a que el presidente Nicolás Maduro le negó viajar para recibirlo.

Sobre Petkoff y el resto de la directiva del periódico Tal Cual hay prohibición de salida del país, entre otras medidas cautelares, por una denuncia del presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, debido a un artículo publicado en dicho medio que supuestamente difamaba sobre su persona.

En caída

Y el país sigue nadando pero hacia abajo en materia de libertad de expresión, según el último reporte Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2015, elaborado por Reporteros Sin Fronteras.

En el documento revela que el país ha bajado 21 puestos en el ranking de calificaciones y se ubica en el puesto 137, mientras que el año pasado se ubicaba en la posición 116. “La Guardia Nacional Bolivariana [GNB] disparó deliberadamente contra los periodistas, pese a que se encontraban claramente identificados como tales. [La reportera] Mildred Manrique fue amenazada y agredida al menos cuatro veces entre febrero y mayo de 2014 cuando cubría las manifestaciones contra la inseguridad, la inflación y la carestía [de productos básicos, de electricidad, etc.].”, expresó el informe.

LEA TAMBIÉN: Botan a una periodista venezolana por hacerse foto con líder de la oposición

También señaló en el reporte que en 2014 en Venezuela “también fueron atacadas instalaciones de medios de comunicación durante las protestas masivas. Las manifestaciones en este país ha sido terreno fértil para la aparición de grupúsculos civiles violentos, que no han dudado en usar cocteles Molotov y otros explosivos”, precisó el texto.

LEA TAMBIÉN: Maduro busca silenciar las redes sociales

“En Venezuela, frente a la magnitud que adquirieron las manifestaciones, las autoridades anunciaron que la cobertura mediática que estaban recibiendo los hechos de violencia podría ser sancionada. El canal de noticias colombiano NTN24 [que transmitía las reivindicaciones de la oposición] fue sacado del aire para evitar su difusión entre los telespectadores venezolanos”.

Señaló también que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) “registró que de febrero a abril de 2014 fueron detenidos más de veinte profesionales de los medios de comunicación”.

La agonía

Como una espada sobre la cabeza de la prensa son las nuevas leyes creadas por el Gobierno de Maduro para controlar a la prensa. A juicio del  secretario general del SNTP, Marco Ruiz, es vital llamar la atención sobre la reforma al Código Procesal Penal, debido a que “toda opinión, disidencia o manifestación en contra de algún funcionario público puede ser considerada una ofensa, y la misma se pagará con prisión”.

Ruiz mencionó que la organización que preside “registra una veintena de leyes, códigos, reglamentos y normativas que directa o indirectamente establecen un control sobre las comunicaciones en Venezuela”.
“Los funcionarios públicos se han aprovechado de este marco legal para arremeter contra de los medios independientes e impedir cualquier indagación de su gestión”, subrayó. En tales casos se encuentran los diarios El Nacional, el semanario Tal Cual y el portal digital La Patilla.

Diario de las Américas

Prensa CNP Zulia