Leo Pérez EN VOZ ALTA | DOS SEMILLONES

entresociosEs así tal cual lo lee, no son los presuntos DOCE MILLONES de firmas que el gobierno en su afán de tapar la realidad del país, recogió para entregárselas a Obama solicitando la derogatoria del decreto.

Estos DOS SEMILLONES se refieren a las dos semillas “mollejúas” que ha debido sembrar el gobierno, que durante estos 16 años no hizo, estas son el semillón del trabajo y el semillón del amor.

El semillón del trabajo que, aprovechando la bonanza petrolera nunca antes vivida en Venezuela, de haberse sembrado hoy estaríamos cosechando todo lo que consumimos, tanto en alimentos como en productos terminados. Ese semillón que incluye el impulso a los agricultores, ganaderos, productores, profesionales, técnicos, empresarios, industriales; con apertura al capital extranjero que nos permita además de abastecernos, generar nuevas y amplias ofertas de empleo en el país.

Ese empleo realmente productivo y educativo que nos permitiría a todos los venezolanos darnos cuenta de nuestros propios talentos y sabernos capaces de obtener todo lo que nuestro esfuerzo nos permite, sin la necesidad de pensar que el estado populista tenga la benevolencia de regalarnos; sino que nuestros triunfos y éxitos son producto y consecuencia directa de nuestro tezón.

No es posible que en pleno siglo 21, en la era de las tecnologías y la globalización los ciudadanos tengan que doblegarse ante un gobierno maltratador, que se jacta de humanista, con el único fin de manipular a la población a través del acrecentamiento de sus necesidades más básicas. Una cosa es un gobierno de corte social, protector, humano, regulador, fiscalizador, organizado y otra muy distinta es un gobierno socialista-comunista, explotador y humillador.

El otro semillón que debió sembrar es el semillón del amor, que lejos de haberlo hecho germinar, sencillamente desterró el sentimiento más noble de los seres y lo utilizó de forma maléfica para engañar a la gente. Las muestras son evidentes.

Ese destierro del amor dio paso al cultivo del odio y la división social, a la ruptura de la sociedad que, aun cuando podía tener variopintas ideas permanecía solidario, amigo, tolerante y respetuoso. Vemos como hoy día el radicalismo aflora en los distintos sectores de la sociedad nacional, inclusive, deformando el núcleo principal de la sociedad como es la familia.

En Venezuela durante el 2014 se contabilizaron más muertes violentas que en países en guerra, a diario vemos sicariatos, robos, hurtos, todos estos ejecutados de manera cruenta e inhumana; con una impunidad que supera la capacidad de asombro. Lo más triste de estas situaciones, es que pareciera que nos estamos acostumbrando a ellas.

El tema de la corrupción gubernamental es para “agarrar palco”. El gobierno en medio de la crisis generalizada que vive el país en materia alimentaria, de salud, educación, libertades y crisis social, dispone del erario para regalárselo a otros países. Se ha “regalado” ambulancias, se ha dotado hospitales, se ha construido carreteras y se ha financiado industrias en otros países, mientras aquí el pueblo mal amado sigue viviendo en precarias condiciones. Eso mis hermanos, eso se llama DESAMOR por la gente.

Mi llamado es a todos los miembros de este hermoso país, a que de nosotros salga la voluntad de sembrar esas dos semillitas de trabajo y amor de manera conjunta, unida, de manera que el aporte individual se amalgame en uno solo y convierta esas dos semillitas en DOS SEMILLONES.

Estamos a tiempo aun de conservar nuestra patria, vamos a sembrar las semillitas, cuidarlas y protegerlas para luego cosechar la paz, el amor, la tranquilidad, el progreso, el bienestar y la armonía nacional.

Leonardo Pérez Álvarez – EN VOZ ALTA

Secretario General CNP Zulia @leoperez74 – perezleo74@gmail.comhttp://www.leoperez74.wordpress.com

Anuncios