Las autoridades sudanesas confiscaron hoy tres periódicos, dos de ellos opositores, y prohibieron su distribución sin precisar el motivo de esa decisión, aunque todo apunta a que se debe a su cobertura de las recientes protestas.

Los periódicos afectados por la medida son los cercanos a la oposición “Al Sahafa” y “Al Yarida”, y el rotativo “Ajer Lahda”, próximo al gobernante Partido del Congreso Nacional.

El director general de “Al Sahafa”, Hasan al Batri, aseguró a Efe que un agente de seguridad acudió a la imprenta, esperó hasta el final de la impresión y ordenó que no se distribuyera el periódico.

Al Bakri agregó que esa decisión, que no fue justificada por las autoridades, es “una sanción económica”, ya que su periódico perdió tanto los gastos de la impresión como los ingresos de los anuncios publicados en el número confiscado.

Por su parte, el editor de “Al Yarida”, Ewad Mohamed Ewad, aseguró en un comunicado que “sin explicar los motivos, las fuerzas de seguridad retuvieron nuestro periódico esta mañana después de su impresión”.

Asimismo, varios periodistas del diario “Ajer Lahda” aseguraron a Efe que las fuerzas de seguridad hicieron lo mismo con ese rotativo.

Fuentes de estos medios, que pidieron el anonimato, dijeron a Efe que la decisión está seguramente vinculada con el tratamiento dado por estos periódicos a las recientes protestas populares contra el plan de austeridad del Gobierno.

Otro de los motivos puede ser la cobertura del conflicto que enfrenta a las fuerzas gubernamentales con grupos rebeldes en el sur de Sudán.

La tirada diaria de cada uno de esos periódicos oscila entre 20.000 y 30.000 copias diarias, en un país donde los diarios más leídos difunden alrededor de 60.000 ejemplares cada día.

Sudán se sitúa a la cola del listado de países que elabora la organización Reporteros Sin Fronteras ( RSF) en relación a la libertad de prensa.

En los últimos años se han dado numerosos casos de censura de la información, de suspensión de la publicación de rotativos y de detención de periodistas durante las protestas.

Con información de Terra

Anuncios