ELN libera a periodista e ingeniera secuestradas en Arauca

El ELN entregó hoy a una comisión del Comité Internacional de la Cruz Roja  y a representantes de la Iglesia católica a una periodista y a una ingeniera, en su poder desde el pasado 25 de julio, confirmaron fuentes del organismo humanitario.

Las dos mujeres fueron entregadas a la comisión, “por voluntad del grupo” del ELN, en zona rural El Nevado, de la localidad de Fortul, en el departamento de Arauca fronterizo con Venezuela, precisó la fuente.

Las ahora exrehenes de esa guerrilla, la periodista Élida Parra Alfonso y la ingeniera ambiental Gina Paola Uribe Villamizar, fueron trasladadas a Saravena, también en Arauca, y se encuentran en buen estado de salud.

También conformaban la comisión humanitaria que recibió a las secuestradas, la Defensoría del Pueblo y dos periodistas de Saravena.

La entrega a la comisión fue hecha por miembros del Frente de Guerra Oriental del ELN que actúa en esa región colombiana vecina a Venezuela.

La fuente del CICR recordó también  que en lo que va de 2012 se elevó hoy a 28 el número de personas que han recobrado su libertad en Colombia con la participación activa del organismo.

El pasado 30 de julio esa facción rebelde se atribuyó el doble secuestro de la periodista y la ingeniera ambiental, vinculadas con empresas contratistas de un oleoducto en construcción en esa zona del país.

Parra y Uribe fueron secuestradas por separado el 25 de julio por unos hombres armados que las buscaron en sus domicilios de Saravena y se las llevaron con rumbo desconocido.

La periodista y la ingeniera trabajan en tareas comunitarias con firmas contratistas del Oleoducto Bicentenario de Colombia (OBC), que transportará crudo hasta puertos de exportación en el Caribe.

En su caso, Parra estuvo vinculada hasta hace dos años con el informativo de la radio local Sarare FM Estéreo, en el que en la actualidad dirige un programa basado en los derechos de los niños.

El OBC es construido por una sociedad de la que hacen parte la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol, estatal) y siete multinacionales del sector, entre ellas las canadienses Pacific Rubiales Energy y Petrominerales.

El ducto, de 960 kilómetros, transportará crudo de campos del Arauca hasta Coveñas, puerto de exportación en el Caribe colombiano.

La organización rebelde sostuvo ese día que mantenía su “accionar político-militar” contra las infraestructuras petroleras en la región, las multinacionales y contratistas para rechazar “el pillaje y saqueo de los recursos naturales de los colombianos”.

Con información de EFE

Anuncios